REHOBOT REAL ESTATE

8 realidades que hacen que una vivienda pierda valor

Si estás pensando poner en venta tu vivienda para mudarte a otra ciudad, o comprar otro tipo de casa en otro lugar, es importante que sepas y conozcas las causas principales que hacen que una vivienda pierda valor, ya que esto puede definitivamente afectar tus intenciones de vender y de hacerlo a un precio competitivo.

Comprar una casa, siempre requiere de mucho esfuerzo y perseverancia, tanto en la inversión como en el tiempo que se invierte para poder hacer las mejoras requeridas a ese inmueble. Sin embargo, es importante saber que existen ciertos factores que pueden hacer perder valor a una vivienda, además es importante saber que estos elementos como tal están estrechamente relacionados con la plusvalía inmobiliaria, ya que son tomados en cuenta al momento de calcular el valor final de una propiedad.

Entonces, podemos decir que existen ciertos enemigos de la plusvalía inmobiliaria al momento de valorar una vivienda para venderla. Recordemos que los bienes raíces son una de las mejores maneras de invertir y, aunque suponen un compromiso a largo plazo, al momento que se vende o se compra se puede conseguir valiosas ganancias gracias a la plusvalía de dicha propiedad.

¿Qué es la Plusvalía?

La plusvalía es el aumento del valor de un inmueble a través de los años debido a diferentes factores tales como la accesibilidad, la ubicación dentro del entorno urbano, los servicios e infraestructura, por supuesto el valor urbano y el arquitectónico. Todo esto forma parte de la plusvalía de un inmueble.

Ahora bien, también debemos decir que la mayoría de estos elementos son circunstanciales; sin embargo, es totalmente posible tratar de mantener e inclusive incrementar el valor de una vivienda a lo largo del tiempo. En otras palabras, el aumento del valor de una casa o apartamento depende en parte de lo que podamos hacer para mantener la plusvalía de esa vivienda.

Muchas personas al momento de querer vender una vivienda no toman en cuenta esto, y en muchos casos no logran vender, o les cuesta el doble recibir una oferta que además puede ser mucho más baja de lo que estaban pidiendo por su casa. Por eso es importante saber qué es lo que hace que una vivienda pierda su valor inicial.

Veamos a continuación 8 realidades que hacen que una vivienda pierda valor

  1. Por Antigüedad

Este puede ser un factor a favor pero en muchas ocasiones juega en contra. Muchos vecindarios tienen viviendas antiguas, pero al mismo tiempo alrededor existen nuevas construcciones más modernas, esto de alguna forma ha generado que las viviendas nuevas o de reciente construcción ganen valor por encima de las más antiguas.

La constante preferencia de las personas por casas nuevas, o el deterioro de los materiales de las casa más antiguas, con necesidad de arreglos futuros, son algunos factores importantes que hacen que la antigüedad inmobiliaria sea una realidad que hace que una vivienda pierda valor. Por esa razón, muchas veces es difícil vender una casa antigua, ya que muchos la ven como obsoleta y como un riesgo para invertir.

  1. Por falta de mantenimiento

Absolutamente todas las viviendas de alguna manera sufren de desgaste por el uso cotidiano que se les da, eso es algo inevitable y normal. Sobre todo en algunas áreas más que otras tales como la cocina, la sala o el baño; estas son áreas que tienden a tener un deterioro importante con el pasar del tiempo, y como mencionamos, es inevitable que esto no suceda.

por ese motivo es fundamental, hasta obligatorio hacer mantenimiento en estas áreas y en las demás áreas de la casa con regularidad. Existen muchos factores internos y externos que deterioran las paredes de una vivienda, los muebles, las tuberías, entre otros. Sin embargo, muchos propietarios no toman en cuenta esto, y posteriormente se enfrentan a situaciones más graves por el deterioro que puede sufrir la vivienda.  

Por ejemplo, muchos al no realizar las respectivas reparaciones a tiempo, o el mantenimiento debido, se enfrentan después a goteras en el techo, filtraciones en las paredes, daños en la estructura de la vivienda, entre otras situaciones que después son difíciles y costosas de enfrentar.   

Obviamente, todas estas situaciones afectan directamente el valor de una casa y por ende, afecta el precio al momento de negociar una venta. Entonces, es importante realizar mantenimiento y reparaciones regularmente a las viviendas, de esta forma al poner en venta la casa podrás mantener el precio y negociar con los futuros propietarios.

Además, hacer mantenimiento oportuno, siempre te ahorra gastos posteriores más grandes y reclamos incómodos de los compradores.

  1. Falta de vías de comunicación y de transporte público

Otros de los factores más comunes que afectan directamente el valor económico de una vivienda son el poco o falta de acceso hacia avenidas y calles principales. De la misma manera la escasez de transporte público o medios de transporte hacia la ubicación del inmueble.

Esto suele ser un gran obstáculo al momento de querer vender una vivienda, ya que muchos compradores buscan y necesitan que sus casas están ubicadas estratégicamente, bien sea por cuestiones de trabajo, porque necesitan hacer sus compras en el menor tiempo posible o sencillamente porque tienen hijos en etapas escolares, entre muchas otras situaciones.

Entonces, si la vivienda que deseas vender está ubicada lejos de los centros educativos, hospitales, mercados, centros comerciales, no cuenta con transporte público y los servicios públicos son realmente escasos, lo más seguro es que la plusvalía sea bastante menor, ya que se trata de una zona donde la competitividad inmobiliaria es baja, casi que nula.

  1. La ubicación

Uno de los factores más importante en todo lo que tiene que ver con el mercado inmobiliario es la ubicación. Entonces, todo lo que está alrededor de una vivienda definitivamente influye en su valor final.

Por ejemplo, pueden existir dos casas en venta con las mismas características, con acabados de calidad y confortables, pero una de ella está ubicada en una zona con accesibilidad, con servicios públicos, educativos, donde hay seguridad, entre otros y la otra casa está ubicada en una zona precaria y de menor calidad, la segunda seguramente se venderá por un monto mucho menor que la primera.

La ubicación de una casa es sin duda uno de los aspectos de mayor peso al momento de buscar compradores potenciales. En esta misma línea de idea con respecto al punto anterior, es importante resaltar que las viviendas que están ubicadas en zonas consolidadas (con servicios como comercios, colegios, parque o medios de transporte) pueden llegar a costar hasta un 50% más que aquellas que se ubican en zonas donde las inversiones en su entorno son escasas.

Entonces, además de la accesibilidad, el entorno cuenta mucho a la hora de vender una vivienda.

  1. El precio

Hacer una mala tasación de la vivienda puede convertirse en el talón de Aquiles al momento de materializar la operación de compraventa. Entonces, si el precio es el adecuado, obviamente el proceso de compraventa será mucho más rápido para ambas partes.

En este punto, como muchos otros, la presencia de una inmobiliaria resulta muy provechosa. La mayoría de los propietarios que desean vender  se fijan rápidamente en los precios de las demás viviendas en Internet, o se fijan de los carteles de alguna casa con características similares a las de su casa, pero esto es un error. El resultado de todo esto, es que la casa no se vende, se estanca el proceso de compraventa y la casa tiende inclusive a perder más valor.

Un agente inmobiliario puede definitivamente ayudarte a tasar el valor real de tu casa y de esa forma agilizar la venta.

  1. Surgimiento de violencia e inseguridad en el entorno de la casa

Los compradores de vivienda siempre andan en la búsqueda de comprar una casa en una zona segura y estable. Si se trata de un fraccionamiento privado que haya seguridad 24/7, que los brotes de inseguridad sean casi inexistentes. Claro que esto no depende de nosotros, no podemos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor, pero es importante saber que si la inseguridad o el brote de violencia se mantiene por unos meses, la plusvalía del inmueble definitivamente bajará, afectando directamente el valor de una casa.

En estos casos, donde la situación es controlada y revertida, el valor de una vivienda puede tardar hasta un año en recuperarse otra vez. Es algo que debes de tener presente y entenderlo si deseas vender una vivienda.

  1. La decoración de una vivienda

Esto puede parecer irrealista y poco importante, pero lo cierto es que la percepción que el cliente puede tener de una vivienda cuando la mira por primera vez, puede determinar si la compra en el precio publicado o no. Es por eso, que a pesar de parecer un punto poco importante, es sumamente esencial ofrecer una excelente imagen del inmueble a los compradores.

Los colores que acompañen las paredes de la casa importan, decoraciones neutrales que hagan sentir al potencial cliente en un lugar tranquilo y ameno, todo esto entre otros detalles son importantes considerar.

  1. Falta de luminosidad interior

A nadie le gusta sentirse como en una cárcel o algo así. La falta de luminosidad en una vivienda puede hacer que esta pierda valor, que las personas que la visiten pierdan interés en ella. Las viviendas con ventanas muy pequeñas, afectan mucho el valor final de la misma, e influye en la decisión de las personas de comprar o no comprar. Por lo general, aquellas casas con mejor orientación y con vistas más abiertas se venden más rápido y a mejor precio.

 

Leave a Reply

Related Posts