REHOBOT REAL ESTATE

A dos años de la pandemia, ¿Cuál es el impacto económico en el sector inmobiliario?

A dos años de la pandemia, ¿Cuál es el impacto económico en el sector inmobiliario?

La pandemia definitivamente fue un evento que nos sorprendió a todos, de la noche a la mañana nos vimos restringidos de hacer nuestras actividades más comunes, como trabajar o ir al cine. Fuimos confinados a permanecer en casa por varios meses buscando frenar los contagios masivos que se estaban dando por Covid-19, inclusive tuvimos que replantearnos la manera de trabajar (teletrabajo) por otra parte las escuelas cerraron sus puertas interrumpiendo las clases presenciales que pasaron a ser a distancia a través de aplicaciones como Zoom, entre otras. La mayoría de las empresas tuvieron que cerrar sus puertas, trabajar con un personal reducido, modificar sus horas laborales y en casos extremos cerrar sus puertas definitivamente.

Lo cierto es que todas nuestras actividades cotidianas fueron interrumpidas a causa de la aparición de la pandemia de Covid-19. La manera de trabajar, estudiar, entretenernos, comprar, entre muchas otras actividades, fueron modificadas como medida de protección ante tal amenaza.

Todos estos cierres y restricciones ocasionaron una desaceleración económica importante a nivel mundial, algo que era de espera a causa de los bloqueos masivos. Todos los sectores económicos tales como la telecomunicación, la medicina, la agricultura, el sector automotriz, la industria del entretenimiento, el sector inmobiliario, entre muchos otros sectores, fueron afectados por las constantes restricciones impuestas por los gobiernos que buscaban frenar los contagios de este virus peligroso

Sin embargo debemos decir que el mercado inmobiliario, en especial el estadounidense, es bastante estable y maduro, al punto de resistir estoicamente el revés que supuso la pandemia. Tan fuerte ha demostrado ser el sector inmobiliario en Estados Unidos que al día de hoy el precio medio de la vivienda tanto nueva como de segunda mano, se ha mantenido a un nivel similar durante todos estos meses de pandemia, demostrando una vez más la templanza de este mercado.

Ahora bien, la suposición inicial de muchos analistas ante la imponente llegada de la pandemia en 2020, fue que el mercado inmobiliario se vería gravemente afectado por la severidad de la crisis económica sobre la renta de las familias, y de cierta manera fue afectado por supuesto . Sin embargo, debemos decir que el crecimiento real del precio de las propiedades a nivel mundial se aceleró durante la pandemia, pero actualmente hemos podido ver que el precio o valor de la vivienda aceleró el paso, creciendo de un 1,8% en el año 2019 al 3,6% en 2020 en términos reales, y del 3,2% al 4,6% en términos nominales.

La tendencia alcista del precio de la vivienda que se sufrirá durante los meses fuertes de la pandemia, pone en evidencia ciertos factores ligados al repunte de la demanda propiciada por las particularidades de la pandemia. Es importante resaltar que a causa del confinamiento de la población en sus hogares, además del aumento del teletrabajo, se ha podido observar un importante cambio de preferencias de los compradores sobre la tipología y la ubicación de la vivienda. Pero también, de alguna manera las políticas fiscales retuvieron en mayor o menor medida según la región, el impacto de la crisis sobre los ingresos de los hogares.

Al respecto, es preciso mencionar que en muchas de las economías avanzadas los hogares acumularon cantidades importantes de ahorro “forzoso”, esto por las varias medidas de confinamiento de la población ya las restricciones a ciertas actividades, un ahorro que se ha ido canalizando en la inversión inmobiliaria. Las personas durante todo el tiempo de confinamiento no gastaron en vacaciones, las salidas a restaurantes, actividades extraordinarias no pudieron realizarse, en fin, podemos decir que se ahorró una importante cantidad de capital que posteriormente muchos invirtieron en propiedades inmobiliarias.

Por otro lado, también es importante mencionar que la oferta y la caída de la actividad de la construcción en el segundo semestre de 2020, afectó severamente a la entrega de viviendas, lo que a su vez empujó al alza sobre los precios y especialmente en los mercados donde la oferta de vivienda ya era escasa. Más allá del repunte de la demanda y las restricciones que sin duda limitaron la oferta por un tiempo, los bajos tipos de interés han estado presionando el precio de la vivienda en alza.

Un factor que también forma parte importante de todo esto, y que ha intervenido de una manera relevante en la subida de los precios de las casas, han sido los bajos tipos de interés (sobre la expectativa de que seguirán bajos todo este tiempo) esto a causa de la política monetaria adoptada para lograr estimular la economía. En efecto, se ha podido demostrar de diversas maneras que los precios de la vivienda suelen subir al momento que los tipos de interés hipotecarios descienden, esto porque el comprador tiene la capacidad de acceder a una vivienda más costosa con la misma cuota hipotecaria, y entonces la inversión inmobiliaria es más atractiva en un entorno de baja rentabilidad de otros activos alternativos que se toman como seguros.

No hay dudas de que la reciente pandemia empujó definitivamente esta relación entre los tipos de interés y los precios de la vivienda: el ahorro forzoso, como mencionamos, que pueden haber acumulado las familias, aunado a unos tipos de interés bastante bajos, propició que la opción de derivar ese ahorro hacia la inversión inmobiliaria ganará mucha más importancia.

¿El sector inmobiliario sigue estable a dos años de la pandemia?

Definitivamente la pandemia, y los bloqueos que se vivieron a causa del Covid-19, modificaron la manera en la que vivimos, trabajamos, viajamos e inclusive cómo adquirimos bienes y servicios. La economía mundial aún está en una etapa de reconstrucción, algunos sectores económicos fueron más afectados que otros, en específico el inmobiliario ha tenido que adaptarse a la nueva realidad y se ha reinventado con bastante éxito recuperando su normalidad paulatinamente.

Otra cosa importante que ha pasado es que la pandemia ayudó a la transformación digital del sector inmobiliario evitando su paralización, cumpliendo así con las expectativas del mercado; anticipando de esa manera la adopción de herramientas que han conseguido optimizar los canales digitales de venta disponibles en la actualidad.

Invertir en el sector inmobiliario actualmente continúa siendo una gran alternativa para los inversionistas de todo el mundo que buscan proteger su capital de los impactos económicos de la pandemia. Especialmente recalcamos que el mercado inmobiliario estadounidense continúa brindando muchas posibilidades, seguridad y excelentes expectativas de ganancia. Poco a poco el escenario de incertidumbre y de cautela que se sintieron en muchos inversionistas se ha ido despejando, en medio de la pandemia muchos nuevos inversionistas se sintieron inseguros de hacer una inversión como esta, la posibilidad de comprar o vender un inmueble la percibieron más como un riesgo que como una oportunidad.

El sector inmobiliario es uno de los sectores económicos que no cedió ante los estragos económicos que trajo la pandemia, inclusive es uno de los sectores que ha estado llevando a cabo nuevas estrategias para continuar fortaleciéndose, además es uno de los mercados que mejor se ha adaptado a los cambios repentinos generados por la crisis y ha ido retomando sus actividades con gran éxito luego de los meses complicados que presentó el virus.

Ahora mismo si pusiéramos frente a lo que queda de la pandemia ante el sector inmobiliario, ocurriría ver que aunque ha habido cambios, el sector en sí en ningún momento se ha paralizado ante tal crisis. Inclusive, el 2020 que fue el año más difícil de la pandemia, en algunas ciudades estadounidenses el margen de ganancia en las inversiones inmobiliarias obtuvo un crecimiento de hasta el 1,5% según estatistas inmobiliarios. Esto demuestra que la demanda de inmuebles en Estados Unidos a pesar de la pandemia no ha cesado, en 2022 esta tendencia continúa estable y fortaleciéndose.

Una de las razones más importantes por la cual este sector continúa siendo estable en Estados Unidos, es por el bajo impacto financiero inmediato. Esto se debe a la importante y variada cartera de créditos que existen en Estados Unidos, y es que invertir en bienes inmuebles se hace bastante flexible: en efecto los inversores no residentes también tienen la opción de acceder a créditos hipotecarios que hacen posible adquirir propiedades y con un impacto financiero inmediato menor.

Otro aspecto importante de mencionar es que las tasas de interés bajaron históricamente. Desde el primer trimestre del 2021 hasta el momento, las tasas de interés disminuyeron, haciendo posible que sea mucho más accesible poder adquirir un inmueble en general. Además, los datos apuntan a que estas tasas se mantienen estables en este tiempo.

Por supuesto, muchos se preguntan: ¿Qué tanto tiempo estas bajas tasas de interés se mantendrán? Hasta el momento podemos observar que los números son favorables y estables. Recordemos que el mercado inmobiliario por lo general es bastante movido, es dinámico y las tendencias suelen tomar fuerza. La realidad es que por un lado la pandemia afectó negativamente al sector inmobiliario, pero por otro lado apareció un renacimiento lleno de nuevas necesidades y expectativas en el sector.

Además, si alguien apuesta por la adquisición de un crédito hipotecario, una de las mayores ventajas para poder sacarle provecho a las nuevas tasas de interés tan bajas, es que estas se van a mantener fijas durante todo el tiempo del crédito.

En conclusión, podemos decir que a dos años de la pandemia, el sector inmobiliario continúa siendo una fuente de oportunidades para los inversionistas.

Leave a Reply

Related Posts